miércoles, 31 de mayo de 2017

Las chicas buenas en la literatura romántica

protagonistas femeninas literatura

Es habitual encontrar chicas demasiado dulces en nuestras lecturas románticas. Protagonistas con un carácter dócil, quizás demasiado, donde vemos que, precisamente, esa es su debilidad para no conseguir todos sus objetivos o la razón principal para no ser feliz. En efecto, me refiero a:

Las chicas buenas en las novelas románticas 


¿Te ha ocurrido? Esa sensación de pequeño malestar cuando te encuentras en medio de una de tus lecturas románticas y no paras de ver sufrir a la pobre protagonista femenina por culpa de tener un carácter demasiado dócil. La pobre no es capaz de enfrentarse a las diversas situaciones que tiene por delante y, en más de una ocasión, me han entrado ganas de entrar en la historia para preguntarle; ¿No te cansas de ser tan buena?

Un ejemplo de ello, es la protagonista femenina que podemos encontrar en; Una novela romántica con un toque diferente

Este tipo de chicas son amables, dulces, encantadoras y dejarían todo lo que están haciendo para ayudar a un amigo en cualquier situación, pero tienen un gran defecto; se dejan pisotear. Y te quedas a la espera del cambio que deseas que realicen, aunque normalmente ocurre muy al final o son los malos los que reciben su merecido, sin que ellas cambien.

libros para mujeres

Y ¿por qué no decirlo? Puedes verte reflejada en mucho de esos aspectos aunque no te guste reconocerlo. En ocasiones, se han aprovechado de mi buen carácter y ahora, visto a lo lejos, me arrepiento de algunas cosas, de no haber reaccionado a tiempo. Supongo que es una forma de crecer, he escuchado que se aprende más de las malas experiencias y, puedo decir sin temor a equivocarme, que he aprendido la lección.

La parte de ser demasiado buena para no replicar la entiendo mejor pero, no tanto, la de ser demasiado dócil para retener el amor de otra persona. No se debe dejar pasar el dudoso comportamiento de un hombre cuando ya no muestra respeto por ti, empezando por hacerte sentir mal por, simplemente, hacer algo distinto a lo que él tenía pensado para ese día.

Parece no tener importancia, pero hay que tener en cuenta cada detalle. Cuando te hace sentir culpable por cada pequeña tontería, no augura nada bueno...Un buen ejemplo, con el tema centrado en las novelas románticas, te lo cuenta un blog que me gusta visitar: Las protagonistas femeninas en las lecturas románticas

mujeres de la literatura

Tanto por las experiencias vividas como leídas, se me ocurrió la idea de empezar un relato centrado en una chica de cuya dulzura se aprovechan y que, después de darse un buen palo y ver la realidad que la rodea, quiere cambiar todo eso.

Wendy, la protagonista de esta historia, es una chica buena de la cual nadie duda en aprovecharse de su buena fe, sobre todo Christian, un hombre que sabe que Wendy está enamorado de él y se beneficia de sus sentimientos. Hasta que Wendy le pilla en una situación comprometida....

Entonces, la chica buena decide que es el momento de cambiar. Ya no puede aguantar más y no le gusta la forma en como va encaminada su vida. Llega a la conclusión de que es el momento perfecto para empezar a ser una chica mala. La puedes encontrar en; Las chicas buenas también pueden ser malas


¿Te pareces a esas protagonistas femeninas demasiado buenas de tus lecturas?


No hay comentarios:

Publicar un comentario